De la coyuntura al cambio sistémico

el 28 Febrero 2013. Publicado en Claudio X. González - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 6161

En Mexicanos Primero tenemos años denunciado la corrupción y desvío de recursos que prevalecen en el sistema educativo nacional. Los hallazgos son impresionantes: por lo menos 22,353 personas que ganan como maestros pero trabajan para el sindicato; además de miles de aviadores pagados del erario público; pagos de miles de millones al SNTE, la CNTE y a secciones sindicales a nivel estatal; venta, herencia y entrega automática de plazas (que además son vitalicias -ya ni el Papa)...

El tiradero parece no tener fin. Lo peor, la corrupción rampante ha contribuido a la violación sistemática del derecho fundamental de nuestros niños y jóvenes a recibir una educación de calidad. México ocupa el lugar 34 de 34 naciones de la OCDE que presentan el examen PISA. En dicha prueba, que mide competencias básicas en matemáticas, ciencias y comprensión lectora, hasta el 80% de cada generación de jóvenes mexicanos reprueba o pasa de panzazo.

Tenemos un sistema en el que algunos abusan impunemente y la juventud es puesta contra la pared. Es un arreglo profundamente injusto y perjudicial. Más que un sistema educativo, parece un sistema de empleo y prebendas para los adultos. Por ello, con el apoyo de decenas de organizaciones y decenas de miles de mexicanos, hemos exigido: fin al abuso.

La detención de Elba Esther Gordillo puede derivar en oportunidades de acelerar y profundizar en la transformación del sistema educativo. Pero lo importante es ir a fondo, no quedarnos en el morbo del enjuiciamiento de una persona. Lo que tiene que cambiar es el sistema. Si no logramos eso, será una oportunidad desperdiciada para la presente administración y para los mexicanos.

Me explico. Hace 25 años, una administración recién inaugurada, en búsqueda de posicionamiento, legitimidad y poder accionó en contra del entonces líder del Sindicato de petroleros, Joaquín Hernández Galicia "La Quina". El famoso "Quinazo" fue un triunfo mediático para el gobierno. Sin embargo, más allá del sensacionalismo, poco cambió en Pemex y en su Sindicato. La empresa, un cuarto de siglo después, sigue siendo ineficaz y despilfarradora del patrimonio nacional. El líder sindical que reemplazó a "La Quina" no parece ser ejemplo de integridad. No hay avance ni en democracia ni en transparencia en el Sindicato petrolero. De fondo, poco o nada cambió.

Sería profundamente irresponsable que sucediera lo mismo con el llamado "Elbazo". Es fundamental que tanto el gobierno como la sociedad nos aseguremos de que, independientemente del resultado del juicio de Elba Esther Gordillo (y todos debemos de estar a favor del debido proceso), se aproveche lo sucedido para transformar las prácticas y los incentivos en el sistema educativo a fin de lograr dos objetivos últimos: que se garantice el derecho de niños y jóvenes a una educación de calidad y que se logre la profesionalización y dignificación de los maestros en México. Si no logramos eso, sería poco el avance.

La reforma al artículo Tercero de la Constitución abre una oportunidad histórica para transformar lo educativo. Tenemos que aprovechar la coyuntura para facilitar que se establezca, sin rebajas, el servicio profesional docente que manda la reforma constitucional. Es decir que la meritocracia y no los favores político-sindicales determinen el ingreso, promoción, pagos y estímulos de maestros y directivos escolares. Si el Estado no recupera las plazas, no podemos hablar de verdadera reforma educativa.

Por otro lado, se tiene que operar a cabalidad el sistema nacional de evaluación que pregona el Tercero Constitucional. Todos los alumnos, maestros y directivos escolares tienen que evaluarse y certificarse. Y la evaluación debe tener consecuencias, de refuerzo, de corrección y de permanencia. Y esto no nada más en el DF. Tiene que aplicarse, sobre todo, en donde más se necesita, en estados como Oaxaca, Michoacán y Guerrero.

Detener y enjuiciar a un líder de una cúpula corrupta no es ni remotamente suficiente. Se debe terminar con las comisiones sindicales y no educativas, con los aviadores, con la venta y herencia de plazas y con las entregas masivas de recursos a los sindicatos. Todos esos pagos son ilegales: así lo ha reconocido la Auditoría Superior de la Federación. Sin embargo, se siguen haciendo quincena tras quincena. Eso tiene que parar, para asegurar que los recursos que aportamos los mexicanos para la educación se utilicen para la educación. Mexicanos Primero ya entabló una demanda de amparo en contra de las autoridades que presumimos responsables en el Juzgado Segundo de lo Administrativo en el DF.

Además, es muy importante que se aproveche la coyuntura para que se impulse la democracia al interior del SNTE y la rendición de cuentas a los propios trabajadores de la educación. Los primeros agraviados por todo lo sucedido, no hay que olvidarlo, son los maestros de México. Se tienen que crecer ante la coyuntura para demandar sus propios derechos. Es parte crucial de la dignificación de su profesión.

Qué bueno que la administración actual se atrevió a actuar. Pero para que sea algo distinto al "Quinazo", ellos, y también nosotros, lo tenemos que ver como sólo el inicio de un proceso de transformación profunda que nos entregue como legado un sistema educativo de calidad, encabezado por profesionales de la educación.

Finalmente, por congruencia, habría que pedirle al gobierno que siga desmantelando el corporativismo y la corrupción sistémica que se han producido en todos los campos de la vida nacional. El derecho de los niños es primero.

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,