boletin-de-noticias¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y RECIBE
EL BOLETÍN DIARIO EN TU CORREO!

  • Noticias
  • Eventos
  • Campañas
  • Blogs y más

NOTICIAS DE HOY

Citlali

Publicado en El Financiero 17/10/2019|

¿Cuáles son los sueños de un niño de nueve años? He hecho un esfuerzo por acordarme de los míos, supongo que soñaba con la zurda de Benjamín Galindo, algún gol imposible en el recreo y una tarde sin tarea. Otros sueñan con el espacio, con dinosaurios que vuelven, con viajes al mar, en fin, la mayoría sonríe tan sólo con el recuerdo que nos lleva a un tiempo en el que todo nos sorprendía, donde cada día era memorable porque aceptamos que desconocemos casi todo, por eso es maravillosa esa etapa, porque no nos creemos unos sabelotodo de la vida, todo lo contrario, asumimos que cada día es distinto al anterior y eso llena nuestros años tempranos.

Con este recuerdo que trae dulces olores y tardes enlodadas y sudorosas, es importante que conozcan la historia de Citlali, porque, aunque sé que ha sido una niña con unos extraordinarios padres que han hecho cada uno de sus días irrepetibles, el país donde vive le debe una educación, un trato igualitario y digno, pero sobre todo esos sueños de saber que hay un presente y un futuro en el que encaja.

Citlali es una niña mazahua con síndrome de down que vive en el Estado de México. Sus padres desde que estaba muy pequeña trataron de hacerla parte de una educación incluyente, su primera puerta fue el Centro de Atención Múltiple (CAM) más cercano a su comunidad; este centro se encarga de atender alumnos y alumnas con alguna discapacidad desde preescolar hasta secundaria, sin embargo, al ver los avances de Citlali en el CAM les recomendaron a los padres inscribirla a una escuela “regular”. Los padres motivados acudieron a una escuela preescolar donde Citlali fue víctima de bullying y discriminación.

Esto no les importó a sus padres y para el periodo 2016-2017, con Citlali de siete años, intentaron inscribirla en una primaria; sin embargo, no fue recibida como estudiante y sólo le permitieron acudir como oyente porque la escuela no contaba con profesores capacitados, material adecuado para ella y sus instalaciones eran deficientes. El asistir a la escuela significó para Citlali subir una montaña inmensa cada día, un reto que sus padres veían injusto y triste para su hija.

Los padres decidieron salir de su comunidad y pedir ayuda. Se acercaron con un par de organizaciones que los guiaron a Mexicanos Primero donde recibieron ayuda legal y en 2017 promovieron una demanda para que Citlali recibiera una educación inclusiva en su comunidad.

Son dos sus exigencias: la primera es que la Cámara de Diputados y la Legislatura del Estado de México destinen recursos suficientes; la segunda, a las autoridades de la Secretaría de Educación Pública, la elaboración y regulación de libros y materiales para alumnos con discapacidad; que establezcan un mecanismo para dar trámite a los ajustes razonables que requieren los alumnos con discapacidad en las escuelas; que supervisen que se cumpla el derecho a la educación inclusiva en las escuelas; que regulen un sistema de formación para maestros y maestras que comprenda la adecuada atención de personas con discapacidad; que otorguen la atención debida para la inclusión educativa en las escuelas, y que generen información suficiente para la elaboración de políticas y programas en materia de educación inclusiva. Sinceramente, sólo piden lo justo, lo digno para que su hija goce del derecho a la educación.

¿Cuántas Citlalis no pueden ir a la primaria en este país? Antes del 30 de octubre la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá resolver una sentencia por la demanda que interpusieron los padres de esta niña de nueve años, sentando un precedente para la educación inclusiva en este país, nunca más un niño deberá adaptarse a una escuela, la escuela se adaptará al niño. Ojalá la sentencia favorezca a Citlatli, ojalá sueñe con lo que hará en el recreo o que una tarde no tendrá que hacer tarea, o con dinosaurios o estrellas cuyo nombre acaba de aprender en el salón de clases. Ojalá nunca más un niño o una niña se quede con las ganas de saber más, justo en esa época en la que desconocemos todo.

Compartir