Un OMCE a la altura de las expectativas

Escrito por JENNIFER O'DONOGHUE el 05 Julio 2019. Publicado en Blogueros, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 686

Publicado en El Heraldo 4|7|2019

Esta semana ha atestiguado el nombramiento por el Senado de 12 funcionarios públicos, cinco integrantes de la Junta Directiva y siete miembros del Consejo Técnico del Organismo para la Mejora Continua de la Educación (OMCE). Creado como parte de la Reforma en materia educativa, el OMCE será responsable de coordinar un nuevo Sistema Nacional para la Mejora Continua de la Eduación. Y digo será porque aunque conocemos a sus dirigentes, todavía no se presenta la ley que reglamente su organización y defina su funcionamiento.

Hemos escrito en este espacio sobre la urgencia de que el OMCE desarrolle una política de evaluación de aprendizaje que trascienda, para así poder responder a las necesidades e intereses de aprendizaje de las niñas, niños y jóvenes (NNJ) en el país.

El nuevo organismo será también encargado de defender y promover los derechos profesionales de los docentes, para garantizarles una trayectoria profesional orientada al ejercicio pleno de su derecho a aprender y, en consecuencia, el de sus estudiantes. Como mínimo, se debe contemplar, desde la ley, su papel en:

1) Desarrollar y validar perfiles para cada figura educativa que orienten procesos desde la formación inicial, la selección y la promoción hasta la formación continua y el reconocimiento.

2) Valorar la oferta de la formación inicial y poner en marcha estrategias de mejora para asegurar que en cualquier escuela formadora de docentes se desarrollen las habilidades, conocimientos, prácticas y actitudes para promover el derecho a la educación incluyente.

3) Diseñar y coordinar la evaluación de la estrategia de tutoría para maestras y maestros en sus primeros años en servicio, así como de la oferta de formación para los tutores.

4) Establecer etapas, objetivos, métodos e instrumentos para la evaluación diagnóstica, así como los lineamientos para la selección y formación de evaluadores.

5) Brindar recomendaciones de aprendizaje profesional a cada docente e información adecuada para la toma de decisiones sobre la oferta de formación continua a cada autoridad educativa.

6) Valorar la oferta de formación a nivel nacional y estatal para asegurar el derecho a aprender de lxs maestrxs.

7) Monitorear y mejorar el acompañamiento que se dé a cada escuela desde las supervisiones para fortalecer su papel en el aprendizaje de docentes y estudiantes.

8) Valorar los procesos de selección para la admisión, promoción y reconocimiento de docentes y hacer recomendaciones de ajuste para asegurar que promuevan el desarrollo integral de cada NNJ.

Como podemos ver, los retos y exigencias que tiene este organismo, y su recien nombrado grupo de liderazgo, son altos. Estemos atentos al proceso de legislación secundaria para asegurar que el nuevo marco normativo brinde claridad sobre las expectativas para el OMCE, así como la libertad de actuar para que pueda cumplir efectivamente con ellas.

Acerca del autor

JENNIFER O'DONOGHUE

JENNIFER O'DONOGHUE

Directora General

Compartir  

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,