Un currículum incluyente para la escuela que queremos

Escrito por PAOLA GONZÁLEZ-RUBIO NOVOA el 21 Marzo 2018. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 559

El currículum educativo, componente fundamental de nuestro proyecto educativo, define qué se va a aprender (contenidos) y cómo se va a aprender (procesos de aprendizaje). Por esto, juega un papel determinante para lograr una sociedad incluyente en la que todas y todos aprendan lo que quieren y necesitan, a su propio ritmo y siendo partícipes activos en el proceso.

Previo a 2013 (año de las reformas constitucional y legales en materia educativa), el currículum de educación básica en México carecía de una visión incluyente e integral: su diseño estaba centralizado y no consideraba a las y los estudiantes en su desarrollo ni implementación; y se enfocaba en la acumulación de información y no realmente en el desarrollo de habilidades, conocimientos y actitudes que permitieran seguir aprendiendo. El diagnóstico de la misma Secretaría de Educación Pública (SEP) fue que el currículum a 2013 no era compatible con una sociedad plural y democrática (SEP, 2016).

La reforma constitucional al Artículo 3º en 2013 tuvo implicaciones importantes para el currículum: el sentido de la educación se centró en el “máximo logro de aprendizaje” de las niñas, niños y jóvenes, lo cual significó re-pensar no sólo lo que se aprende en las escuelas sino también cómo se aprende. De hecho, uno de los elementos estipulados para garantizar el derecho a la educación son los “materiales y métodos educativos”, lo que incluye los planes y programas de estudio (PyPE) derivados del currículum. Asimismo, la reformada Ley General de Educación ahora obliga a la revisión del modelo educativo y a las autoridades a actualizarlo en consideración de la opinión de los sectores sociales.

A partir de estos cambios, hemos visto avances importantes. Principalmente, en marzo de 2017 se publicó un nuevo modelo educativo que derivó de un proceso de tres años de consulta y revisión. Unos meses después, se presentaron los nuevos planes de estudio con un enfoque en aprender lo esencial para poder seguir aprendiendo. Además, se anunció un elemento muy novedoso para nuestro sistema educativo, la autonomía curricular, que permite que las escuelas tomen decisiones sobre lo que se aprende (de cinco ámbitos definidos desde la SEP). En el actual ciclo escolar se está implementando la fase 0 (o piloto) de la autonomía curricular en 923 escuelas, y entrará en vigor en todas las escuelas de educación básica a partir del siguiente ciclo escolar.

A pesar de que el proceso de definición del modelo educativo involucró a distintos sectores de la sociedad (organizaciones de sociedad civil, empresarixs, académicxs, normalistas, familias, entre otros), la participación de las niñas y niños fue poco significativa, ya que sólo participaron 200 niñas, niños y jóvenes en un foro de discusión llevado a cabo en la Ciudad de México, lo cual puede resultar en un currículum poco pertinente o relevante.

¿Qué falta por hacer? Es esencial que sigamos caminando, pero más rápido, hacia una definición realmente participativa de qué se debe aprender y cómo. El sistema educativo debe proveer de oportunidades a las comunidades escolares para desarrollar las capacidades y el andamiaje necesarios para asegurar procesos participativos (principalmente con la inclusión de la voz de las y los estudiantes) de toma de decisiones. Sólo así lograremos un currículum incluyente. Además, los cambios en política o en papel (como los nuevos planes de estudio) deben aterrizarse en las escuelas y en las aulas, pero eso sólo sucederá con una formación pertinente de los principales agentes de cambio en las escuelas: maestras, maestros y directivos.

El currículum educativo es uno de los temas que en Mexicanos Primero analizamos en nuestro más reciente estudio (presentado el pasado 28 de febrero) “La escuela que queremos”. El estudio evalúa 16 políticas públicas implementadas hasta el momento, que van desde el Desarrollo Integral de la Primera Infancia y la formación docente inicial hasta la autonomía escolar y el gasto educativo, para entender qué ha pasado y lo que falta por hacer para continuar con la transformación educativa y acercarnos a la garantía del derecho a aprender de todas y todos.

Les invitamos a leer, compartir y comentar el estudio (disponible en mexicanosprimero.org para descarga gratuita) y a continuar el diálogo y las exigencias sobre la transformación educativa. No debemos hablar de “éxitos” o “fracasos”; hay que evaluar y ajustar, seguir adelante para todas las niñas y niños en el país.

 

Acerca del autor

PAOLA GONZÁLEZ-RUBIO NOVOA

Soy activista social y promotora de la equidad. Actualmente soy investigadora en Mexicanos Primero donde me enfoco en lo que más me apasiona: educación, equidad e inclusión. Estudié una maestría en Desarrollo Internacional con una concentración en educación internacional y desarrollo comunitario en la Universidad de George Washington en Washington DC, y la licenciatura en Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) donde he impartido la asignatura de Políticas Públicas para la Educación y el Desarrollo. He sido consultora sobre temas educativos para diferentes organizaciones internacionales, como la UNESCO en Bangkok, Tailandia, y Room to Read en Washington DC y Katmandú, Nepal. 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,