Ruido en la Granja

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 22 Octubre 2012. Publicado en David Calderón - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 4945

La aguda imaginación de George Orwell nos regaló Animal Farm. En ella se cuenta cómo, una vez liberados del yugo del granjero y en lugar de honrar el acuerdo igualitario, los cerdos se van adjudicando el poder, mandan herir a los disidentes y establecen un sistema de delación y mutua desconfianza para controlar al resto. "Todos somos iguales, pero unos somos más iguales que otros", sentencian los líderes de la Granja; retuercen las leyes para justificar sus prebendas, buscan destruir la reputación de quien protesta ante el abuso. Al final, en una escena en la que los cerdos se alzan en dos patas para negociar con los humanos, sus antiguos opresores, hay una tremenda sentencia: "Ya no se sabría distinguir entre unos y otros".

Diversas figuras de la cúpula del SNTE, desde el Secretario General hasta el líder de la sección 2 de Baja California, el destacadísimo Profesor Montenegro de Nayarit o el igualmente célebre Profesor Callejas en Veracruz, declararon que está en peligro la educación pública, que los maestros se encuentran bajo ataque, con adjetivos como: "despiadado", "brutal", "ignorante", "conservador". ¿Creen que les podemos creer?

La transparencia sólo ofende a quien medra con la opacidad; la rendición de cuentas sólo agravia a quien se sabe de antemano en falta. No es ofensa personal presentar la lista de comisionados a labores sindicales y sus pagos, o exponer estadísticas fundadas, investigaciones en campo y argumentos basados en la Constitución. Es afirmación ponderada, con datos en mano, indicar lo estéril del pacto político-corporativo que la cúpula del SNTE estableció con los gobiernos priistas y luego panistas, o lo dañino de su interferencia en la implementación de la política pública, por depredadora, retardatoria y excluyente.

Las bromas subidas de tono que se hacen a propósito del aspecto físico o la fortuna personal de algunos líderes nada tienen que ver con nuestros estudios que se presentan en espacios académicos y se someten al escrutinio público. ¿Quiénes muestran su talante conservador y su resquemor ignorante y anti-ilustrado?

El Secretario General del SNTE criticó la campaña Fin al abuso como expresión de los "enemigos de la educación pública y laica", haciendo incluso referencia a los "mocha-orejas" (los cristeros que cortaban las orejas de los maestros de escuela pública porque eran heraldos de la sociedad laica), y días después -muy ufano- firma con un jerarca de la Iglesia Católica. ¿Cómo consultó a las bases magisteriales para el mencionado acuerdo? Asombra la confianza que le tienen los maestros al Profesor Díaz si efectivamente los representa y actúa los mandatos de la base. ¿Por qué la camarilla del SNTE quiere presentar como confesional un tema de finanzas públicas y honestidad civil? ¿Por qué, en cambio, presenta como colaboración institucional un acuerdo con la jerarquía católica? ¿Será fervor? ¿Los maestros evangélicos o masones se sintieron expresados?

Detestable es procurarse "escudos humanos": una vez hecha la agresión, resguardarse detrás de civiles inocentes. Tal parece ser el operar de la camarilla del SNTE: cuando se reprocha su cinismo, el de ellos, quieren presentarlo como mancha al honor de los maestros de México. La escuela pública está bajo asedio, pero por la falta de distinción entre autoridades y figuras sindicales -o peor, el sometimiento de las primeras a las segundas; porque lo pedagógico se pone en el último lugar y lo político-electoral en el primero.

Los maestros de México son educadores con vocación; su interés está en sus alumnos, su avance profesional y salarial para llevar prosperidad y un bien ganado orgullo a su familia. Lejos de ellos la ambición política, el doblez, el afectado "dolor" porque se critica al sistema educativo. Acusar a las OSCs de interés económico -ironía es escucharlo de soberbios políticos, cultivados por la cúpula del SNTE para maquillar su feudalismo burdo- es una estrategia del carterista que grita "¡atrapen al ladrón!". No sólo la enorme mayoría de los maestros se comporta distinto; hay buenos y esforzados representantes sindicales, del SNTE y de la CNTE. Pero otros hacen recordar a Orwell: la tragedia generada por algunos abusivos que se encaraman.

Acerca del autor

DAVID CALDERÓN MARTÍN DEL CAMPO

DAVID CALDERÓN M.

Soy Cofundador y Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero.
 
Conoce mi trayectoria.

Compartir

 
 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,