Recapitulando PISA / II

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 29 Diciembre 2010. Publicado en David Calderón - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 4512

PISA es muy relevante por tres factores: es el comparativo más completo que hay disponible sobre educación en el mundo; no se reduce a los efectos propiamente escolares, porque está diseñado sobre competencias para la vida, no sobre los currícula vigentes; es un buen corte de caja, porque se hace con periodos razonables (cada tres años) y el análisis que se hace tras un año entero de procesar los datos es muy sólido, y no da una visión exhaustiva, pero sí muy sólida.

Las reacciones en las diversas partes del mundo son muy reveladoras: el secretario de educación de EU retoma el reto y convoca a que los diversos agentes –funcionarios, maestros, padres, ONGs- se apliquen, reconociendo que hoy por hoy el sistema es deficiente y de resultados mediocres; los chinos presumen a su imparable Shangai, pero reconocen que la China continental apenas sale del analfabetismo; finlandeses y españoles se hacen severas críticas a sí mismos, no con el acento a una supuesta meta de puntaje promedio, sino porque los resultados aún no son lo equitativos que desearían: todo joven merecer asegurar un logro suficiente. No falta la estrategia del pretexto: la Presidente de Argentina alega que el examen refleja una mentalidad extranjera, y que hará su propio examen… suerte con ello: le pueden ayudar los expertos en evaluación de la dirigencia del SNTE, de la Coordinadora, de la Fundación para la Cultura del Maestro; todos muy reconocidos a nivel internacional, figuras imprescindibles en nuestro propio espacio académico.

Para la rendición de cuentas en la educación es crucial que nuestro país siga participando en la evaluación más reconocida y utilizada a nivel internacional. Puntear por debajo del Nivel 2 equivale a no tener las competencias necesarias para enfrentar el mundo contemporáneo; así que en el tema de lectura, más que ver avances, hay que ver oportunidades, pues el 73.1% de los jóvenes mexicanos de 15 años que tomaron la prueba mostraron un desempeño igual o menor al nivel 2 en ese dominio.

¿Y para matemáticas? Efectivamente, como dijo el Secretario Lujambio en su contexto de exigencia, de los 28 países de OCDE con datos comparables, México es uno de los 4 que mostraron incrementos estadísticamente significativos en el porcentaje de alumnos con desempeño superior. Ese logro consiste en pasar de 0.4% de 2003 al 0.7% en 2009. Lástima que no señaló que este porcentaje es el más bajo entre los países de la OCDE, ni mencionó que México no tiene a ninguno en Nivel 6.

Con las debidas reservas, el logro en matemáticas es más significativo de lo que entendieron los funcionarios: entre las aplicaciones de 2003 y 2009, los estudiantes mexicanos con un desempeño abajo del Nivel 1 se han reducido en un 16.2%, y por consiguiente hay un incremento en el Nivel 2 (+7.5%) y en el 3 (+5.5%).

Las mejoras se explican por dos factores fundamentales: los estudiantes evaluados en esta ocasión cuentan con un mejor contexto social y familiar; y representan una mayor proporción de alumnos en bachillerato (cada vez es menor la proporción de chavos que, a los 15 años, siguen en secundaria). ¿Entonces a quién felicitamos? En primer lugar, a los estudiantes mismos y a sus familias; fueron ellos y ellas quienes hicieron los mejores esfuerzos para permanecer en la escuela. No hay que olvidar que los alumnos en bachillerato siguen siendo hoy menos de la mitad de su generación, a diferencia de las naciones desarrolladas en las que, en promedio, el 90% de la generación está escolarizada.

En segundo lugar, hay que felicitar no a los funcionarios actuales, sino a los maestros que hicieron su trabajo 10 años atrás, a los planificadores de entonces y a los dirigentes sindicales que no les estorbaron. No se le escatima al SNTE, sino a su dirigencia, porque además de los cientos de miles buenos maestros, los promotores tienen nombre y apellido, aunque no todos sean reconocidos hoy: se llaman Carlos Mancera, Olac Fuentes, Yoloxóchitl Bustamante, Miguel Székely y el equipo de Oportunidades, Elisa Bonilla, Alba Martínez, Lorenzo Gómez Morín, Margarita Zorrilla, Enrique Villa, Leonel Zúñiga y un larguísimo etcétera a nivel de los estados. Tres años atrás estuvo el trabajo de Blanca Heredia, Sylvia Ortega, el equipo del INEE, el Politécnico.

Aún no se cierran las brechas entre entidades: mientras que en Lectura el DF tiene todavía a 1 de cada 5 de sus estudiantes debajo de nivel 2, en Chiapas la proporción es 2 de cada 3. Estos niveles son peores que los obtenidos por Kazajastán o Qatar, lo que situaría a Chiapas en el lugar 64 de los 65 países que realizaron la prueba. Jugando a estados contra países, los resultados de Matemáticas del DF, 1 de 32 en México, no son los de su par (megalópolis que desborda su demarcación) Shangai, sino similares de Croacia, en el lugar 40 de 65. El otro extremo, Tabasco, con el 72.3% de sus estudiantes debajo de Nivel 2, tiene resultados peores que los obtenidos por Albania y muy cercanos a los de Túnez, lo que situaría a Tabasco en el lugar 60 de 65.

Lo importante de los resultados de México en PISA no recae en más puntaje, sino en el avance del nivel de desempeño: garantizar el derecho a la educación de calidad para todos los mexicanos significa abatir el nivel debajo de 2. Aún falta mucho por hacer. Si haciendo poco se tiene un ligero avance, con cambios profundos el desempeño de los jóvenes mexicanos puede ser mucho mayor. Tenemos que seguir exigiendo una reforma fuerte de las políticas educativas. Es hora de apretar el paso.

Acerca del autor

DAVID CALDERÓN MARTÍN DEL CAMPO

DAVID CALDERÓN M.

Soy Cofundador y Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero.
 
Conoce mi trayectoria.

Compartir

 
 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,