Primero los niños

Escrito por FERNANDO RUIZ R. el 22 Mayo 2013. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, Equipo de Mexicanos Primero - Blog | Vistas del artículo: 5027

El 30 de abril celebramos a los niños y el 1 de mayo el día del trabajo. Dos eventos contiguos pero paradójicamente alejados. La circunstancia actual aparentemente coloca en colisión directa el derecho a la educación de los niños contra el derecho laboral de los maestros.

Desgraciadamente hasta el día de hoy, en grandes regiones del país generaciones completas de niños y adolescentes han sido vulnerados en sus derechos. De acuerdo con el primer estudio sobre la pobreza infantil en México realizado por UNICEF, la pobreza golpea con mayor dureza a los niños, pues mientras el 46.2% de los adultos se encuentran en esa situación, el 53.8% de los niños la padecen, limitando gravemente no sólo su potencial, sino poniendo en grave riesgo la condición social de su descendencia.

La educación juega un papel importante en la superación de la pobreza y es inadmisible bloquear esta posibilidad. No podemos dejar de pensar en el hecho que la CNTE no sólo suspende continuamente clases sino que ha sido omisa en impulsar iniciativas educativas sólidas, a pesar que desde hace más de 20 años controla regiones escolares completas en entidades como Michoacán, Guerrero, Chiapas y Oaxaca; en este última, incluso, la sección 22 es la autoridad educativa de facto.

Nada ha impedido a la CNTE construir un proyecto educativo que contemple un sistema de autoevaluación docente válido, una mejor detección de necesidades de capacitación y formación docente o que impulse la formación de colegios profesionales. Por el contrario, ha sido notable su activismo salarial, dejando a los niños sin clases y oponiéndose a cualquier iniciativa de reforma educativa. Ha sido persistente la oposición del SNTE y la CNTE a todas las propuestas e iniciativas de cambio estructural; los primeros apoyándo en el discurso pero retrasándo y bloqueándo su implementación, y los segundos impidiendo físicamente su realización. La evidencia acumulada sugiere que si la autoridad educativa federal vuelve a someterse a las dirigencias magisteriales tendremos que conformarnos con ver pasar a generaciones completas de niños sin educación de calidad.

Hoy, por fin la CNTE está dejando ver su "proyecto educativo". Revisando la iniciativa de ley presentada por la CETEG en Guerrero o el Programa de Transformación Educativa de Oaxaca planteada por la Sección 22, nos damos idea de sus intenciones, y coloquialmente podríamos resumirlas de la siguiente forma: páguenos más sueldo pero no se metan con nosotros. Su proyecto se limita a que los maestros sigan eligiendo a sus propios jefes, sigan simulando las evaluaciones, continúe la propiedad privada de las plazas, se propicie que estudiantes normalistas no aptos den clases para siempre, que los padres participen sólo en tareas escolares y que su futuro laboral siga dependiendo de las dirigencia sindicales y no del mérito personal.

Pero no hay que confundir a los dirigentes con los maestros. Aquellos son políticos y operadores que desde hace mucho tiempo no pisan las aulas y tienen fuertes compromisos partidistas y electorales. La gran mayoría de los maestros están comprometidos con la atención de sus alumnos y son dedicados en su trabajo, no faltan a clases, se capacitan y profesionalizan. A ellos les digo: no hay de otra, porque el futuro de nuestros niños, niñas y jóvenes lo amerita; la educación pública del país será objeto de profundos y constantes cambios, y lo deseable es que los maestros sean parte de ese cambio, apoyando y mejorando las iniciativas, pero no obstaculizándolas.

Las dirigencias sindicales han elegido mal su bandera. El primero de mayo y los días subsecuentes seguramente presenciaremos más paros de labores, bloqueos de autopistas, toma de casetas, apedreo de autobuses y muchos actos vandálicos, pero su causa es indefendible y tarde o temprano tendrán que aceptarlo: ninguna prerrogativa de ellos puede ir contra el derecho de los niños a aprender en la escuela y a contar con maestros idóneos para ello.

Mi invitación es a celebrar el Día del Niño votando contra todo lo que impide su aprendizaje, y para que se deje de privilegiar las prebendas de los adultos por encima de su derecho a aprender. No nos olvidemos de la importancia de decir: ¡Primero los niños! http://www.primerolosninos.org/

Acerca del autor

FERNANDO RUIZ R.

Soy investigador en Mexicanos Primero.

Conoce mi trayectoria.

Compartir

 
 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,