PREMIO ABC: Equipo de maestros

el 14 Abril 2014. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, Equipo de Mexicanos Primero - Blog | Vistas del artículo: 5731

Publicado en Animal Político | 14.04.2014

La autocomplacencia hace daño a las escuelas. Quienes piensen que no necesitan mejorar están en la curva del declive. El proceso de cambio es un líquido vital para que la escuela sea un cuerpo vivo.

Debo decir que los cambios en la escuela, en el aula y en la relación alumno-maestro difícilmente brotan de las decisiones que se toman en los escritorios de funcionarios. En realidad suceden gracias a las prácticas, las relaciones (clima interno) y los procesos que detonan diariamente los maestros en la esfera escolar. Por tanto, la colaboración entre maestros es la clave para el cambio.

Un maestro ejemplar deja huella en sus alumnos. Pero cuando termina el ciclo escolar o ese maestro cambia de escuela, su magia se traslada de espacio y trastoca a otras personas. En cambio, un equipo de maestros ejemplares transforman a su comunidad y aterrizan una cultura que suele permanecer en el tiempo. Su trabajo deja de depender de una persona, pierde su chispa-volátil y se convierte en una fogata escolar que perdura.

La experiencia de las escuelas nos enseñan que los procesos de cambios se nutren fundamentalmente de la actitud, del trabajo cotidiano y de las metas. El entusiasmo, la voluntad por mejorar, la responsabilidad, la visión de escuela compartida, el sentido de colaboración, el cuestionamiento, la disposición al error, el rechazo al conformismo, las prácticas cotidianas y las ganas de aprender y compartir ese gusto por aprender. El meollo es ¿se puede contagiar la actitud? Y si así fuera, ¿cómo podría contagiarse? No existe una respuesta, sino muchas. Aquí comparto algunas.

Un maestro ejemplar merece reconocimiento, pero difícilmente el resto de sus compañeros ven su trabajo como algo replicable. En cambio, si ponemos el foco en “las prácticas que desatan procesos” y que pueden ser emprendidas por uno o un conjunto de maestros descubriremos que ¡las prácticas sí se pueden aprender! Lo cual estimula a la comunidad a emprender un proceso continuo y anima a otras comunidades para replicar las buenas prácticas. Por tanto, el eje está en las prácticas que hacen personas ejemplares.

Segundo, los equipos de maestros profesionales están animados y enganchados por un proyecto. Puede ser una visión construida en torno a la solución de un problema o equipos aún más dinámicos que se encaminan en la aventura de construir una comunidad de aprendizaje o alcanzar una visión de escuela que quieren compartir con sus alumnos y comunidad. Estos proyectos les da sentido e identidad como grupo, son una comunidad que colabora para mejorar.

La unión de las prácticas y del proyecto favorece una cultura escolar inspirada en el cambio. Se vuelve un proceso en el que transpiran disposición a aprender. Innovan, conversan, colaboran, diagnostican, evalúan, miran sus retos y dificultades, reflexionan. También se equivocan, han perdido el miedo al error: aprender a desaprender. Han descubierto que el camino al éxito está lleno de intentos fallidos. Son un conjunto de profesionales que creen en sus alumnos y en su capacidad como equipo para generar los cambios necesarios.

Con este ánimo de inspirarnos a todos, de contagiar a sus colegas y de que aprendamos de las prácticas, Mexicanos Primero abre la convocatoria del PREMIO ABC a Equipo de Maestros: un equipo de maestros que trabajan de manera colaborativa y tienen como objetivo principal introducir un cambio positivo o mejora en la escuela a partir del desarrollo de un proyecto educativo. Aquí presento nuestro Decálogo del Equipo de Maestros:

  1. Trabajan de manera colaborativa a partir de proyectos para la mejora continua del quehacer educativo de la escuela.
  2. Orientan su trabajo a garantizar el derecho a la educación de todos y todas las niñas, niños y jóvenes.
  3. Identifican las necesidades, intereses y problemáticas educativas en la escuela para generar cambios positivos.
  4. Involucran a otros actores de la escuela y de la comunidad en la transformación y mejora de la realidad educativa.
  5. Desarrollan aprendizajes significativos que sirven para la vida, entre ellos, con los estudiantes y con la comunidad escolar en su conjunto.
  6. Favorecen la construcción y el mejoramiento de las relaciones, los procesos y las prácticas de los actores escolares.
  7. Generan una cultura compartida de altas expectativas para que sus alumnos cada vez lleguen más lejos.
  8. Muestran compromiso y responsabilidad con su práctica y en su desarrollo profesional docente.
  9. Fomentan prácticas éticas y cívicas con el ejemplo dentro y fuera de la escuela.
  10. Evalúan y comparten sus experiencias, tanto para aprender de ellas como para que otros también aprendan.

Si formas parte de un Equipo de Maestros te invitamos a participar. Si conoces a uno invítalo, para que le compartan a México el cambio que están emprendiendo en sus escuelas.

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,