Nuevo Orden Sindical

el 11 Noviembre 2014. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, Erik Avilés - Blog | Vistas del artículo: 4096

 

Respondiendo a intereses políticos, sindicales y económicos, por una semana más siguieron los levantamientos en múltiples planteles educativos en la entidad. Lamentablemente, se sigue haciendo abuso de esta táctica de presión hacia el gobierno por parte de los grupos movilizados, quienes continúan protestando ruidosamente para conseguir sus objetivos trazados. Los principios e ideales que enarbolaron inicialmente los líderes primigenios de las acciones colectivas suelen estar en el olvido total, mientras que los mecanismos son repetidos hasta el cansancio o hasta obtener ganancias materiales, confundiendo la forma con el fondo.

Por ejemplo, el 2 de octubre se conmemoró realizando toda clase de acciones de protesta en torno a la represión de hace 46 años. Tal parece que a los estudiantes que marchan les importa muy poco la opinión pública, a pesar de que son subsidiados por los impuestos que pagan los michoacanos. En la medida en la cual se haga sentir el compromiso social de los estudiantes con las necesidades de los ciudadanos habría más posibilidades de sensibilización en torno a sus consignas tradicionales. Mientras tanto, una vez más se volvieron a retener autobuses por parte de los normalistas y atentaron contra empresas establecidas; hechos que ante la permisividad de la autoridad, son ya una costumbre perversa.

 

Resulta evidente que, por parte de los integrantes de los grupos de presión estatales aún no se ha terminado de comprender que la protesta callejera es solamente un síntoma de acciones más profundas, es una declaración pública de protesta ante situaciones que transgreden la cosmovisión, ideales, valores y principios más elevados de aquellos que han reformado la historia de la humanidad en el pasado, resultando la manifestación legítima un medio de expresión auténticamente incontenible de una batalla silente que se libraba desde mucho antes por la reivindicación de los derechos de los oprimidos. Los grandes líderes de la especie humana que han comprendido los secretos de la liberación social han ideado mecanismos de protesta tales que constituyen solamente ya el último renglón de una ecuación, de precisión tal que evoca la demostración de un plausible teorema matemático del cambio social.

En contraste, hoy en Michoacán encontramos en las protestas cotidianas características muy alejadas de las posturas idealistas y puras, plenas de reivindicación social. No se observan liderazgos visibles que posean niveles de congruencia tales que puedan arrostrar al sistema sin ser exhibidos por la agenda confidencial que impulsan por debajo de la mesa de negociación pública. Nos enteramos constantemente de protestas en contrasentido, autosaboteadas, como por ejemplo las de los estudiantes que intentan chantajear al gobierno dejando de acudir a clases. Como si los funcionarios gubernamentales y no ellos fuesen a ser los principales perjudicados de semejante acción. La lucha individual y cupular por cambiar de clase social a costa del sacrificio de las bases es negocio de unos cuantos, a quienes les resulta particularmente lucrativo que el 2 de octubre y toda suerte de efemérides del México bronco y represor se mantengan vigentes, porque se erigen representantes del mexicano perennemente victimizado, oprimido y violentado.

Por todo lo que está en disputa, la autoridad establecida en muchos casos tiene severos conflictos de interés, en donde previamente se generaron los problemas desde la cúpula sindical, actuando como oposición ante toda medida de política pública que pudiese afectar a sus intereses, como la modificación de planes y programas de estudio, concursos de oposición abiertos para docentes, la reforma educativa y muchos otros casos, para posteriormente los otrora sindicalistas acérrimos pero recientemente avenidos en funcionarios educativos, buscan por todos los medios ejercer sus facultades y atribuciones, torciendo la normatividad para que se acomode a los intereses de los poderes fácticos que pululan en el ámbito educativo. Estudios de caso en la entidad hay muchos, fundamentalmente en las escuelas normales, en la educación básica, en telesecundarias y en educación extraescolar, a los que recientemente se han incorporado conflictos en educación media-superior y hasta en institutos tecnológicos como el de Tacámbaro, en donde luce complicado que la comunidad educativa restablezca la confianza y clima de trabajo ante la intervención de la CNTE.

En suma, todo parece indicar que a la sombra de la estridencia de las movilizaciones se están realizando trabajos soterrados para la conformación de un nuevo orden sindical en la entidad, en donde de acuerdo con las nuevas reglas que ha llegado a fijar la Reforma Educativa y su respectiva legislación secundaria, se requiere realizar una serie de cambios en el modus operandi de la SEE para que los intereses que la parasitan desde hace décadas continúen abrevando recursos ingentemente. La tarea luce sumamente complicada pero es evidente que está trabajándose intensamente en el trabajo estructural al interior de los planteles e incluso subsistemas enteros para lograr tener una Secretaría de Educación a la medida de las necesidades y caprichos de los dueños invisibles de la educación estatal.

Por todo lo anterior es importante que la autoridad establecida tenga mucho cuidado en evitar caer en la toma de decisiones facilonas ante las presiones cupulares, ya que pueden estar absorbiendo la responsabilidad histórica de estar posicionando anticuerpos del progreso educativo en la entidad que tomará muchos años remover de los bastiones que están construyendo, en medio de la coyuntura de las movilizaciones distractoras e ideales prevaricados.

Sus comentarios son bienvenidos en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @Erik_Aviles

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,