No regresarán a la escuela el lunes

Escrito por JENNIFER O'DONOGHUE el 05 Enero 2018. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 886

Publicado en El Heraldo 5|1|2018

El próximo lunes, millones de niñas, niños y jóvenes (NNJ) regresarán a la escuela, y con ellos, muchos de nosotros también retomaremos nuestras rutinas “normales”. Pero ¿qué hay de los millones de niñas, niños y jóvenes que – a cuatro meses del primer sismo que nos sacudió el 7 de septiembre – NO regresarán a sus aulas el lunes, no tendrán la posibilidad de volver a la normalidad, no cuentan todavía con la certeza de en dónde retomarán sus actividades escolares, cuándo lo harán y con quiénes?

El próximo lunes, millones de niñas, niños y jóvenes (NNJ) regresarán a la escuela, y con ellos, muchos de nosotros también retomaremos nuestras rutinas “normales”. Pero ¿qué hay de los millones de niñas, niños y jóvenes que – a cuatro meses del primer sismo que nos sacudió el 7 de septiembre – NO regresarán a sus aulas el lunes, no tendrán la posibilidad de volver a la normalidad, no cuentan todavía con la certeza de en dónde retomarán sus actividades escolares, cuándo lo harán y con quiénes?

En una serie de comunicados de prensa publicados en las últimas semanas de diciembre, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED) proclaman que se “garantiza la continuidad del ciclo escolar”, que “se tiene el 100 por ciento de regreso a clases”, que “el ciclo escolar no se ha perdido ni se perderá” y una larga lista de etcéteras. Sin embargo, no han ofrecido al escrutinio público información clara, consistente y detallada para dar sustento a dichas declaraciones.

Nos piden creer, confiar y aceptar, como si no entendieran que como ciudadanos – responsables también de defender el derecho a aprender de nuestra población joven – nos toca precisamente cuestionar, monitorear, pedir cuentas y entender con exactitud.

Con la poca evidencia que se ha publicado por la autoridad a lo largo de estos meses – principalmente una base de datos subida a la página de Fuerza México el 15 de diciembre –, buscamos aclarar qué sabemos para responder a la pregunta, ¿qué necesitamos saber para defender el derecho a la educación de todas las NNJ en México?

  1. ¿Qué sabemos?
  • Que poco más de 16 mil escuelas sufrieron daños. El 11 de octubre la SEP publicó una cifra “preliminar” de 16,136 escuelas mientras que el 28 de diciembre la cifra reportada cambió a 16,071 escuelas.
  • El nombre, la ubicación y el tipo de daño para alrededor de la mitad (8,177) de estas escuelas, que atendían en su momento a 1,940,031 NNJ, o 240 estudiantes por escuela en promedio.
  • Menos de una de cada cuatro escuelas dañadas cuenta con un reporte definitivo; una de cada cuatro tiene reporte preliminar y no existe información pública para 49% (7,894 escuelas).
  • Una de cada tres escuelas dañadas (5,290) ya están en operación. Otras 1,197 escuelas reportan NO estar en operación; entre 128 y 215 de ellas han sido reubicadas y en otras 70, reportan tener en uso 367 aulas temporales.
  1. ¿Qué no sabemos aún?
  • La situación, nombre, ubicación y matrícula de alrededor de 8 mil escuelas que no aparecen, ni con reporte preliminar, en las bases de datos. Estimamos que dichas escuelas atendían a 1,894,560 estudiantes.
  • Si están en operación o no las 1,690 escuelas identificadas en las bases de datos, pero que no se informa sobre su operación actual; en dichas escuelas estudiaban 291,313 NNJ.
  • Cuál es la situación de las 673 escuelas que reportan no estar en operación, pero que no publican información sobre su posible reubicación o la instalación de aulas temporales para atender a las 120,639 NNJ inscritos en ellas.
  • Cómo es que la autoridad atenderá a las 336 escuelas que reportan no estar en operación, no haber sido reubicadas, ni tener aulas temporales. La matrícula de dichas escuelas suma más de cien mil estudiantes.

En pocas palabras, a casi cuatro meses de los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, sólo sabemos lo que ha sucedido con la mitad de las escuelas dañadas y aún desconocemos la situación educativa de alrededor de 2.3 millones de NNJ. Poco ayuda a ellos o a sus familias que la SEP “informa” que “prácticamente el 100 por ciento de los estudiantes” han regresado a clases, o que las autoridades federales y estatales se culpen mutuamente por la falta de información o acción al respecto.

El Estado mexicano aún tiene una importante tarea por delante para garantizar que todas las NNJ, cuyo proceso educativo fue interrumpido por los sismos, se reincorporen a la escuela. Como ciudadanos, impulsores y protectores de nuestro gran proyecto social que es la educación, no podemos dejar de exigir que nos digan quiénes, dónde, cuándo y cómo.

Acerca del autor

JENNIFER O'DONOGHUE

JENNIFER O'DONOGHUE

Directora General

Compartir  

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,