Ninguna crítica sin propuesta, ninguna propuesta sin fundamento

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 05 Mayo 2017. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 321

Publicado en El Financiero 4|5|2017

El tiempo de la educación es siempre el presente. Ya pasaron diez años desde que, como una expresión de la sociedad civil organizada alzamos la voz a favor del derecho a la educación en nuestro país, a través de Mexicanos Primero. Lo logrado hasta ahora nos llena de gozo y propósito, porque es plataforma de nuevos retos; hoy ponemos manos a la obra para seguir construyendo y convocando a la movilización ciudadana.

La transformación educativa de México no empezó en esta administración, ni concluirá con ella. Por esa razón, toda auténtica reforma debe juzgarse más por su implementación que por su diseño, por su capacidad verificada de transformar las prácticas y las actitudes reales. ¿Dónde se implementa? En las Secretarías, ciertamente, pero sobre todo en las aulas; en cada jornada escolar, para llegar a cada niña, a cada niño y joven de este país. Y para tener congruencia, en contacto con la realidad, la reforma se reforma: es decir, se precisa, se pule, se articula; se corrige, y pide la siguiente fase de transformación.

En Mexicanos Primero seguimos aprendiendo cada día, y justo por ello tenemos una agenda exigente hacia el futuro. Tenemos proyectos para los próximos diez años y para los próximos diez meses, y los vamos a perseguir con ahínco y decisión para que sean presente.

En los meses próximos, vamos a acompañar con las organizaciones de sociedad civil a los Estados en la implementación de los cambios constitucionales y legales de reforma educativa. Hay Estados con avances que merecen reconocerse: son los que apoyan a sus maestros, los que operan con honestidad y eficiencia, los que se preparan para un modelo educativo basado en la indagación, el descubrimiento y el servicio.

Vamos a seguir enfrentando la excepción en otros Estados, y denunciando el proyecto de quienes quieren alejar a los niños de la marcha de toda la nación, cristalizando la inequidad y la exclusión. Vamos a seguir enfrentando la oposición taimada -sorda y ciega, pero letal- de quienes simulan, de quienes parecen dejar el privilegio para refugiarse en otro más elaborado, por opaco y retorcido; los que dicen que hacen pero no hacen, los que fingen reformarse y vuelven a usar los espacios educativos, los nombramientos y los cargos como espacio para el saqueo y el clientelismo político. Vamos a animar a los desanimados, a apoyar a los que dudan o tambalean, a convocar a quienes quieren cambiar, los Estados que quieren alcanzar el paso, y requieren de la exigencia y la comprensión de la sociedad entera.

Nuestro segundo reto del presente es contribuir, con sentido de urgencia, a la transformación de las escuelas formadoras de docentes, especialmente las Normales. No pueden vivir de un pasado glorioso que ya fue, ni proyectarse a un futuro genérico y abstracto. Hay que darles el empuje decisivo, para que las escuelas de más alto logro en educación superior sean precisamente aquellas donde se forman los profesionales del aprendizaje. La Normal debe poner los cimientos para que la movilidad social de quien elige ser maestro esté plenamente ligada a la movilidad social de sus alumnos. Si queremos transformar las más de 230 mil escuelas de educación básica, hay que asumir ya la transformación de las 440 normales.

El tercer reto es que la formación docente sea de verdad continua, permanente y pertinente. Trabajamos para que los profesionales del aprendizaje no encuentren barreras a su vocación, para que puedan desplegar su talento sin bloqueos ni servidumbres burocráticas y gremiales. Enfrentaremos el prejuicio de la baja consideración social a su compleja tarea, que es la más exigente de todas, la más constructiva de todas, la profesión que genera todas las demás profesiones.

Un reto más, sabiendo que las soluciones educativas no son sucesivas, sino simultáneas, es abordar la participación como clave de la educación a la ciudadanía. Fue un grave error histórico pensar que primero era la cobertura, y luego el aprendizaje; lo es también que el aprendizaje viene después y lento. Erróneo también es pensar que la participación -de l@s propi@s jóvenes, de las familias, de las OSC-es para después, para cuando se pueda. Esta agenda es amplia y ambiciosa, pero todo el esfuerzo educativo se juzga si todos están incluidos en el derecho a aprender; si se logra con plena equidad una trayectoria educativa completa y exitosa para cada una, para cada uno.

Mexicanos Primero es una convocatoria a la corresponsabilidad, a que no pensemos que la educación en México es un problema de los hijos de otros, sino la educación es una responsabilidad de todos. Nuestra propuesta es poner en claro que sólo la educación de calidad cambia a México, que el compromiso es para que todas y todos estén, aprendan y participen en la escuela.

Nuestra pauta de decisión y de acción ha sido y seguirá siendo: “ninguna crítica sin propuesta, ninguna propuesta sin fundamento”. Hablarán las palabras, pero que digan más nuestras acciones.

Acerca del autor

DAVID CALDERÓN MARTÍN DEL CAMPO

DAVID CALDERÓN M.

Soy Cofundador y Presidente Ejecutuvo de Mexicanos Primero.
Conoce mi trayectoria.

Compartir

 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,