Intereses de Tiempo Completo

el 15 Diciembre 2014. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, Erik Avilés - Blog | Vistas del artículo: 5548

El programa de Escuelas de Tiempo Completo (ETC) es un compromiso que realizó el presidente Enrique Peña Nieto al arribar al poder. Recordemos que especificó que se alcanzarían hasta 40 mil planteles trabajando en esta modalidad al finalizar su sexenio. De acuerdo con la información que al respecto brinda la Secretaría de Educación Pública, una escuela de tiempo completo es un espacio donde los estudiantes desayunan y comen juntos, donde reciben materias adicionales a las de las escuelas tradicionales, con jornadas educativas de entre 6 y 8 horas, con los objetivos de fortalecer la calidad de los aprendizajes y optimizar el uso efectivo del tiempo escolar para reforzar las competencias lectoras, matemáticas, de arte y cultura, de la recreación y desarrollo físico y fortalecer los procesos de la inclusión y convivencia escolar. Estas escuelas operan en los niveles de preescolar, primaria y secundaria. Este programa, al ser soportado por presupuesto federal, representa recursos adicionales para la entidad federativa que recibe escuelas de tiempo completo.

Lamentablemente, las falencias en su implementación en una entidad con enormes rezagos en el ámbito educativo no son simplemente cuestión de gestionar recursos ante la federación, sino que al acecho se encuentra el ala gubernamental de la CNTE, que no cede en sus pretensiones de tener absoluta rectoría sobre la educación michoacana. Ahora, desde el escritorio llevan a cabo una fuerte disputa de los recursos de las escuelas de tiempo completo, nombrando y removiendo tanto maestros como directores, amedrentando, ejerciendo toda suerte de actos violentos e interpretando la normatividad educativa a su absoluta conveniencia.

Lo que está en juego no es menor: los maestros que trabajan bajo este esquema reciben un mayor salario, a la par que el contacto estrecho con los padres de familia representa un capital político nada desdeñable en estos momentos donde cada tema público en nuestra entidad supura intereses electorales. Asimismo, el factor geográfico gravita, porque la ubicación de las escuelas de tiempo completo puede determinar la facilidad o dificultad de movilizar a sus docentes para realizar actividades de presión en busca de mayores conquistas sindicales.

Las autoridades que están en posibilidades de regular esta serie de atropellos se han mantenido muy al margen. Por ejemplo, recientemente, en lugar de mostrarle la problemática imperante en las ETC y solicitarle apoyo para resolver la situación, el secretario de educación en el estado llevó al gobernador del estado a conocer las escuelas integrales a Apatzingán, una feudal versión adoctrinadora de las ETC, fabulada por la CNTE para obtener más recursos de la educación, que operan con un programa de estudios que carece de validación científica y que a su vez ha sido puesto en evidencia por el documental “La Alternativa”, en el que se aprecia el memorismo en el que se les instruye a los alumnos para repetir un guion, sin permitirles reflexionar ni cuestionar lo aprendido.

Específicamente, no han cejado las acciones en contra de los trabajadores, padres de familia y alumnos de las escuelas de tiempo completo en Morelia, quienes están sufriendo toda clase de agresiones para lograr controlar estos planteles con personal afín a los intereses de la CNTE. La escuela Juan Ortiz Murillo ha sufrido incluso la destitución de su directora por negarse a prestarse a las disposiciones de los funcionarios afines a la beligerancia gremial. En la escuela “Isaac Arriaga”, además de cesar al director, él incluso ha recibido agresiones físicas, siendo golpeado arteramente por la espalda. Ambas escuelas han recibido la visita de la fuerza pública y han recibido toda clase de amenazas. La misma desesperación de los maestros y padres de familia les ha orillado a acercarse a movimientos sociales por la falta de escucha de la autoridad, la que debería de fungir como árbitro imparcial pero lamentablemente ha sido descaradamente tendenciosa en el bloqueo de la plena operatividad de ambos planteles, alejándose enormemente de privilegiar el derecho a aprender de los niños y jóvenes michoacanos. Sus tibios intentos gubernamentales por desviar la atención a través de acusar a “Antorcha Campesina” de intervenir en el conflicto solamente muestran que hay situaciones inconfesables ante la opinión pública que están aconteciendo y que son simplemente imposibles de desvirtuar.

Desesperada por seguir devorando recursos educativos, las alas gubernamental y golpeadora de la CNTE han buscado toda suerte de subterfugios, llegando al extremo de intentar suplantar a la asociación de padres de familia, pero no cuentan con que la indignación de los padres de familia los ha llevado a organizarse y movilizarse, por lo que la autoridad superior no puede ser omisa ni injusta ante la legítima aspiración de más de un millar de alumnos sean recipiendarios de mejores servicios educativos. Por ello, el pronóstico por ahora es funesto a menos de que impere la aplicación irrestricta de la normativa y se retiren los conflictos de interés de las mesas de análisis y negociación. ¡Ya basta de permitir que los alumnos sean rehenes de intereses de tiempo completo!

Sus comentarios son bienvenidos en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @Erik_Aviles

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,