Contra la corrupción en la educación

Escrito por HORACIO ERIK AVILÉS MARTÍNEZ el 27 Junio 2017. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 485

Publicado en La Voz de Michoacán

De acuerdo con la Secretaría de la Función Pública, la corrupción se define como el abuso del poder en beneficio propio.

Su manifestación se da a todos los niveles, desde los diferentes órdenes de gobierno, desde las empresas, desde la sociedad civil y la ciudadanía en general. La corrupción campea y se ha internalizado en nuestra sociedad al grado de parecernos normal

Es importante sacudirnos la falacia de que la corrupción nos es consustancial; no la asumamos como parte de nosotros, es cuestión de conocerla, visibilizarla, combatirla y castigarla.

En el rubro de percepción de la corrupción, actualmente México ocupa a nivel internacional el nada honroso lugar 123 de 176 países, cayendo 28 lugares en tan solo un año. Los escándalos recientes en la materia que son del dominio público en el orbe no han abonado a solucionar la situación, pero sí a visibilizarlo.

Las consecuencias de la corrupción son transversales y afectan el desarrollo económico, la seguridad, la calidad educativa y todos los aspectos de nuestra vida, comprometiendo la evolución de nuestra especie; sumiéndonos en la pobreza, la ignorancia, el contento de nuestras pasiones, el subdesarrollo y la inmoralidad.

Al respecto, es importante que los ciudadanos no nos quedemos callados, que no seamos n víctimas ni simples cadenas de transmisión de la corrupción, sino sus más activos combatientes.

En Michoacán, está cerca el fenecimiento del plazo forzoso de la implementación del sistema nacional anticorrupción en la entidad, que incluye un paquete legislativo y su respectiva aplicación, que concluirá con el nombramiento del fiscal anticorrupción.

Es en este contexto que vale mucho la pena desde ahora levantar la voz y exigir a las autoridades competentes que pongan especial énfasis en la cabal implementación del sistema estatal anticorrupción, poniendo foco en la problemática de nuestro sistema educativo, ya que ha sido en muchas ocasiones el foco rojo en materia de corrupción e impunidad, siendo que debería ser ejemplo de la sociedad que deseamos conformar a futuro, no una penosa sombra que padece los males sistémicos que padecemos.

Por ejemplo, urge erradicar el fantasma de posibles actos de corrupción en una entidad donde el presupuesto educativo es escaso, está comprometido y aparte genera una gran carga respecto a las demás dependencias, se envía un pésimo mensaje que los líderes de la Sección XVIII de la CNTE viajen al extranjero con relativa frecuencia, atendiendo a pretextos variopintos.

Asimismo, el tema de las plazas duplicadas que durante años ha generado toda clase de males, se volvió a poner sobre la mesa el Ing. Silvano Aureoles Conejo, Gobernador del Estado, durante la toma de protesta del Comité directivo del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de Michoacán, en donde aseveró que ya se encontraba resuelto el tema, mediante mecanismos alternativos de conciliación, pero por otra parte, se sabe de múltiples casos que no han sido resueltos a entera satisfacción, adeudándose pagos a maestros y regularización en cuanto a claves y adscripciones. Asimismo, quedan preguntas sin resolver tales como si se ejerció acción penal en contra de la “delincuencia organizada”, en cuyas manos se encontraban las plazas, a decir del propio titular del Solio de Ocampo.

En cuestiones forenses, respecto a abatir la impunidad, se encuentran los temas de la ignominiosa “licuadora” mediante la cual se desviaron millones de pesos destinados a la educación de nuestros hijos. Ni qué decir del programa “Alfa TV, yo sí puedo”, que arrojó más de doscientos mil personas a las que, desde el discurso oficial, se les olvidó leer, en el caso de abducción más grande de la historia de la humanidad, si es que hemos de creer a quienes fabularon esta coartada.

Sin embargo, la corrupción está radicada no solamente al más alto nivel gubernamental, ni es multimillonaria, ni tampoco es parte del pasado. Posibles actos de corrupción se dan desde el proceso de recepción y oferta de sobornos y dádivas para mejorar la calificación entre maestros y alumnos o sus padres, en la selección de los encargados de la cooperativa escolar en los planteles educativos de la entidad federativa, en la compraventa de plazas docentes y de personal de apoyo a la educación, entre muchas otras áreas opacas.

Amable lector, ¿en qué áreas del ámbito educativo percibe usted corrupción y qué propone para erradicarlas? Luchemos conjuntamente contra la corrupción en nuestro sistema educativo estatal.

Acerca del autor

HORACIO ERIK AVILÉS MARTÍNEZ

HORACIO ERIK AVILÉS MARTÍNEZ

Director General de Mexicanos Primero Michoacán.

← Conoce mi trayectoria.

Compartir

 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,