CNTE vs. SNTE

el 11 Junio 2013. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, Erik Avilés - Blog | Vistas del artículo: 7100

Particularmente revelador resultó el encuentro llevado a cabo antier en La Voz TV entre la Profra. Angélica Reyes Ávila, secretaria general de la Sección 18 del SNTE y el Profr. Artemio Ortiz Hurtado, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional Democrático de la CNTE. La mencionada mesa de debate fue moderada por el periodista Jorge Manzo, quien tiene una amplia trayectoria cubriendo la fuente educativa y lo demostró a cabalidad.

Si bien la CNTE ha sabido ser camaleónica y mimética hasta límites insospechados, no puede sino contemplarse como un subsistema dentro del SNTE, por su naturaleza orgánica, ya que aun siendo crítica acérrima de las áreas de oportunidad de la corriente denominada institucional, hasta el momento no se ha atrevido a dar un paso fuera de la institucionalidad y cobijo del SNTE, tramitando su toma de nota respectiva y constituyendo un sindicato completamente diferente, lo cual ha permitido que movimientos sindicalistas mucho más pequeños numéricamente, pero más organizados jurídicamente, como el Sindicato de Trabajadores del Estado de Michoacán (STEM) ya cuente con su laudo favorable y respectiva toma de nota en Michoacán. La estrategia de la CNTE, insisten, es recuperar el control del SNTE, a través de su argumentada democratización, palabra que resulta llanamente imposible de sostener, ante las constantes maniobras cupulares plenas de pragmatismo que se realizan de espalda a su base que los sostiene.

Michoacán, como territorio generador de muchas de las transformaciones sociales tiene mucho por decir respecto a los temas educativos de nuestra nación. Hasta el momento han sido solamente voces de discordia, de intereses de grupo y de algunos caudillismos que se han hecho presentes en el sistema educativo nacional y específicamente en lo referente a lo sindical. Sin embargo, la unión de ambas fracciones en torno a preponderar la educación pública y el derecho a aprender de los niños michoacanos por encima de todo, a la par de gestionar mejores condiciones para los maestros frente a grupo serían aportaciones de valor incalculable para el desarrollo de nuestra entidad. Al respecto, el SNTE y la CNTE tienen pendiente un trabajo de reconstrucción de la relación mutua para constituir un frente michoacano de progreso educativo, con intrínseca criticidad pero con el liderazgo que históricamente se ha ejercido desde esta entidad.

Por ello, es triste darse cuenta de que hoy existen manifestaciones mutuas de estar colocadas ambas fracciones en posturas irreconciliables, señalando en su oportunidad derroteros distintos y posibilidades nulas de generar un acuerdo entre las dos principales expresiones gremiales de la entidad.

Las acusaciones reciprocas de recepción de recursos públicos ingentes para su respectivo direccionamiento direccional no son novedad, son la constante desde hace veinticinco años. Pero más que debatir sobre si nos encontramos ante un monopolio o un duopolio de la gestión de minutas, ya sea con o sin movilización, es preciso deslindar responsabilidades: de ello no se puede culpar ni al SNTE ni a la CNTE, sino a la autoridad entreguista, que es quien traiciona la palabra empeñada con el pueblo michoacano y cede ante las presiones de toda índole.

El marco legal esclarece que la obligación de evitar que se sigan dando estos fenómenos corporativistas es de los funcionarios educativos del ayer y del presente. Hay recursos que deben ser canalizados contingentemente hacia la educación estatal para revertir nuestro último lugar en muchos indicadores, lo que impele que sean inyectados directamente en las necesidades detectadas, no operadas a trasmano o con reglas de operación, proveedores y personal fijado a modo mediante una minuta arrancada al gobierno mediante presiones.

Las acusaciones de tener aviadores en sus respectivas fracciones también fueron constantes, de quienes se habla en el argot sindical como “comisionados”, explicación que a un padre de familia de Tumbiscatío no le resuelve la ausencia de maestros en su comunidad. Esperemos se pueda aplicar la reforma educativa en la entidad y se vayan reincorporando frente a grupo los trabajadores que se encuentran realizando actividades de nulo impacto al desarrollo educativo estatal.

De lo comentado en el programa, resulta remarcable la importancia de disminuir la violencia verbal en la relación CNTE-SNTE; sin duda sería algo totalmente positivo. Las imputaciones y descalificaciones no abonan a construir visiones conjuntas de desarrollo educativo. Con la situación tan precaria de nuestro sistema educativo estatal, no puede seguir concibiéndose un magisterio balcanizado y ultrapolarizado, con lo cual solamente ganan terreno la ignorancia y la corrupción. Es un costo demasiado alto que debe de dejar de socializarse. No es tiempo de ceder a la diatriba ni a la provocación que habrán de polarizar e incendiar más el estado.

Por ende, mucho podrían hacer los líderes de la CNTE y del SNTE emprendiendo una cruzada educadora en la entidad: imaginemos el poder que tendrían más de 75 mil trabajadores llamados a alfabetizar a las 305 mil personas que aún no saben leer ni escribir en nuestro doliente Michoacán. Con cuatro alfabetizados por cada trabajador de la educación se erradicaría este cruento flagelo de la faz de nuestra entidad. Solo resta la voluntad para que los líderes pongan prioridades y tracen una agenda común. Por ello, la promesa de que ambos sigan debatiendo en La Voz TV es de lo mejor, esperando que haya posibilidades de interlocución con la sociedad civil, con los maestros de base, con los padres de familia y con los alumnos, que son quienes disfrutamos o padecemos los resultados del estilo de hacer política sindical de ambas fracciones, según el caso.

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,