CNTE: la intriga por la sucesión

Escrito por HORACIO ERIK AVILÉS MARTÍNEZ el 23 Febrero 2016. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 2440

Publicado en Quadratín 19 | febrero | 2016

En Michoacán, los maestros profesionalizados que día a día luchan por resolver las necesidades ingentes de nuestro sistema educativo, no solamente se enfrentan a retos inherentes al ejercicio de su vocación docente; sino que también, desde su formación inicial hasta su jubilación, tienen un sombrío acompañante: las facciones sindicales, que de todas las maneras posibles buscan obtener ventaja  y apropiarse de su fuerza de trabajo, autoridad moral, ejemplaridad y capital político que representan.

A pesar de que los maestros de Michoacán requieren de respaldo normativo, administrativo, social, el de sus alumnos y también el sindical,se han quedado solos, ya que las legiones de líderes sindicales que los han encabezado durante décadas han prevaricado con la legítima defensa de sus derechos, enriqueciéndose a manos llenas, propiciando y permitiendo toda clase de abusos de funcionarios corruptos, que mediante este perverso maridaje han resuelto económicamente sus vidas, amasando fortunas y cadenas de complicidades aún vigentes en las oficinas de la Secretaría de Educación en el Estado.

A pesar de las enormes atrocidades cometidas históricamente por el SNTE y fracciones sindicales, indudablemente el  epítome de la incongruencia sindical lo constituye hoy la cúpula de la CNTE, que se  han convertido con incrementales pinceladas de estalinismoen la peor bota represora del magisterio, que medra de él y lo expolia hasta niveles intolerables. En la gran mayoría de los planteles, a la fecha ellos deciden quién imparte clases y quién no, quien será promovido y quien será soslayado, quién hereda su plaza y quién la entrega inmediatamente, so pena de quedarse sin pago  inmediato de jubilación, por mencionar algunas cuentas de todo un rosario de tropelías. Por lo anterior, cualquier viento de cambio al interior de la dirigencia de la Sección XVIII de la CNTE podría conllevar un hálito de esperanza, máxime que actualmente se están realizando las elecciones de delegados para representarlas en el VII Congreso Seccional de Bases, que en la última semana de este mes habrán de elegir un nuevo Comité Ejecutivo Seccional para el próximo trienio.

El escenario, en cuanto a un nuevo accionar de parte de la CNTE con las bases a las que aducen representar, no es favorable: losprincipales nombres que se manejan para suceder a Juan José Ortega Madrigal como Secretario General de la Sección XVIII de la CNTE están plagados de un amplio historial de corrupción sencillo de rastrear. Basta revisar los padrones estatal y federal de maestros y observar la enorme cantidad de familiares que han incrustado en el servicio profesional docente de manera ilegal y además contraria a los propios preceptos y estatutos de la CNTE.  Las denuncias al respecto en las redes sociales son múltiples y cruzadas para los dos bandos que están en disputa: el grupo actualmente en el poder, que lleva dos periodos encabezando la Sección XVIII y que busca definir a un sucesor, a pesar de la deslegitimación y desgaste imperantes en esta élite, ya que es del dominio público la desbandada que ha sufrido su movimiento y también la gran cantidad de arbitrariedades cometidas por ellos. Sin embargo, manejan el discurso hacia el exterior de la CNTE de que son un grupo con el que se puede negociar y que son menos radicales que sus opositores: el denominado “bloque”, conformado por sindicalistas menos prestos a la negociación política y supuestamente más puros en sus ideales izquierdistas, pero que ante la pérdida de credibilidad de los actuales detentadores del poder gremial, han crecido en aceptación y se pronostica una elección sumamente cerrada.

Sin embargo, esto no se reduce a una disputa entre líderes e ideologías. Es mucho más complejo, ya que por la simuladora pseudodemocracia representativa que han hilvanado los dueños de la CNTE, evadiendo por todos los medios posibles a su alcance otorgar la posibilidad de voto universal, directo y secreto a las bases, pululan centenares de personajes de pésima reputación, aviadores y vendedores de plazas, que durante décadas han logrado comisionarse y con ello evadirse de las aulas, lo cual disputan a costa de lo que sea, intentando ser ungidos como delegados al Congreso Seccional de Bases y con ello, vivir de la representación de sus compañeros.

Y no solamente dentro de la conformación de delegados de la CNTE se observan intereses, sino que al exterior, entre la enorme cantidad de tribus gremialistas que se han conformado en el magisterio michoacano, aflora la resurrección de sindicalistas que en su momento fueron repudiados por sus bases, ya sea por antecedentes flagrantes de corrupción o por su nula operatividad como gestores, pero que ahora, ante el río revuelto buscan a toda costa tener una cuota de poder al interior de la nueva estructura de la CNTE. El oportunismo ha llegado a tal grado que se están conformando grupos de tarea para operar la elección. Aquellos que han estado marginados de intervenir durante algunos años, por acusaciones de corrupción, mediante interpósitas personas intentan influir en la votación que tendrá verificativo la última semana de este mes. Incluso, hay acusaciones de intervención gubernamental para decantar la elección sindical a favor de aquellos “con quienes se puede negociar”.

En suma, en esta supuesta renovación se vislumbra un escenario pesimista, sin que haya buenas noticias que puedan desprenderse de este proceso, para quienes tengan el atrevimiento a exigir que el derecho a aprender de sus hijos sea efectivo en Michoacán. No hay una tercera vía dentro de los grupos al interior de la CNTE, ya que entre sus líderes visibles no hay académicos, maestros de vocación ni pensadores que busquen el poder sindical para reivindicar las causas magisteriales ni para equilibrarlas con el derecho a aprender de los niños y jóvenes michoacanos. Es inminente que las bases magisteriales estarán una vez más sujetas al capricho de líderes del marchómetro, pero no por quienes puedan hacer la diferencia ni reivindicar las causas fundantes de la CNTE.De inicio, inventan un paro indefinido de labores para poder operar políticamente a placer durante los días previos a su Congreso Seccional.  ¿Podrá ver a los ojos a los abandonados estudiantes michoacanos un líder emanado de una suspensión ilegal de labores?

Todo lo contrario: ya su proceso está sucio y plagado de proselitismo piramidal, prometiendo pagos rezagados y el cumplimiento de promesas arrancadas del erario estatal, siendo por ende, incumplibles. Resulta penoso observar a los suspirantes a suceder a Juan José Ortega al frente de la CNTE prometer pagos a cambio de votos a quienes les exigen resultados de su supuesta gestoría por salarios y bonos que a la fecha no han sido liquidados.

La razón de ser sustantiva de los sindicatos magisteriales sin duda sigue más viva que nunca. Hay derechos laborales por defender en cada escuela precaria, en donde los maestros hacen esfuerzos heroicos y poco valorados por convertir espacios infrahumanos en auténticas comunidades de aprendizaje. El sindicalismo sigue vivo en cada maestro que ha ganado por méritos propios, de acuerdo con la normatividad aplicable en la materia, su ingreso o su promoción al servicio profesional docente, pero que hasta el momento no se ha hecho justicia y no le han entregado su nombramiento con la plaza que le corresponde,  su orden de adscripción o su salario, o que no le han permitido el ingreso a desempeñar sus funciones, así como en cada maestro que no marcha, pero que por ello es castigado ¿Están las fracciones en disputa preparadas para afrontar con éxito la defensa del verdadero derecho a ejercer plena y dignamente la vocación docente de sus agremiados?

Es un hecho que sigue presente el denominado “charrismo” sindical, en donde los líderes adquieren conciencia de clase y se olvidan de sus orígenes, quienes han dado la espalda a los maestros, a los padres de familia y a sus hijos, abandonándolos a su suerte y explotándolos a placer. En esta intriga por la sucesión en la CNTE, las bases aún tienen muchas causas legítimas por reivindicar.

Acerca del autor

HORACIO ERIK AVILÉS MARTÍNEZ

HORACIO ERIK AVILÉS MARTÍNEZ

Director General de Mexicanos Primero Michoacán.

← Conoce mi trayectoria.

Compartir

 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,