A "suspensión indefinida", controversia enérgica

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 02 Junio 2015. Publicado en David Calderón - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 4115

Publicado en El Universal 02|06|2015

Para que los derechos sean hechos, se necesita voluntad. No sólo ganas, deseo, corazón. Eso también. No; a lo que me refiero es que los derechos no son para sólo inspirarse, contemplarse, alimentar el anhelo. Son para defenderse, formularse, llevarlos a obra, conducirlos a buen término. Hay que hacer, para que sean.

La reforma educativa emprendida en el marco de la presente administración contiene un germen muy fecundo. En el texto constitucional quedó plasmada una visión avanzada, digna de nuestra vocación en el mundo contemporáneo. El derecho a la educación se concreta no con el simple acceso a una instalación escolar, sino cuando se hacen efectivas las garantías de una educación de calidad, cuando los factores a cargo del Estado, y entre ellos la idoneidad de docentes y directivos, están al servicio del máximo logro de aprendizaje de los alumnos.

Corte y cambio a la primera semana de junio de 2015. Con el anuncio de “suspensión definitiva”, el gobierno federal se mete de golpe en la violación flagrante del Orden Jurídico Nacional. Invade la soberanía de los estados (de los 31, sin excepción), usurpa funciones de un órgano constitucional autónomo, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), y se convierte en un peligro para México. Si las leyes vigentes establecen que la evaluación docente debe ser transparente, legal, objetiva e imparcial, el anuncio de marras es su simétrico inverso: es opaco, pues no se dice por qué se suspende; es ilegal, pues es un acto no fundado ni motivado; es subjetivo, ya que es una peregrina apreciación los “nuevos elementos” que se mencionan, pero no se explican; es parcial, dado que castiga a los que quieren ser educadores profesionales, regidos por criterios de mérito y por oportunidades de formación permanente, y –por el contrario- premia a quienes se refugian en la masa informe que exige prebendas, amenaza y coacciona, que plantea el contexto como determinismo para el logro de aprendizaje y a la vez fuente de orgullosa excepcionalidad.

¿Qué se hace cuando el gobierno atenta contra el orden mismo que le da legitimidad, y se convierte en el enemigo número uno de las reformas que impulsa? En la democracia, recurrimos a los instrumentos de control y contrapeso. Le corresponde al INEE ir un paso más allá. Ya no alcanza con solo hacer un anuncio sobre otro anuncio. Se requiere generar ya una cadena de actos jurídicos con consecuencia. Si por rapaz, cobarde, soberbio, inepto u ocurrente (o todas las anteriores) el equipo gobernante se pasa de la raya, hay que regresarlo detrás de la raya. El Poder Judicial debe mostrar su independencia, y estar listo para admitir la controversia constitucional que a este caso conviene. Y el INEE debe mostrar su autonomía en la hora que le toca: no la final y en el regocijo, sino al inicio y para rechazar la amenaza que se cierne sobre el derecho de cientos de miles de maestros y de millones de niños. Una controversia enérgica es el siguiente paso.

Acerca del autor

DAVID CALDERÓN MARTÍN DEL CAMPO

DAVID CALDERÓN M.

Soy Cofundador y Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero.
 
Conoce mi trayectoria.

Compartir

 
 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,