boletin-de-noticias¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y RECIBE
EL BOLETÍN DIARIO EN TU CORREO!

  • Noticias
  • Eventos
  • Campañas
  • Blogs y más

NOTICIAS DE HOY

Frentes Políticos

Excélsior | 4.enero.2016

I. Educación al cien. A dos días de que concluyan las vacaciones, la SEP, a través del Inifed, afina el programa Escuelas al Cien. Y es que cinco de cada 10 planteles no tienen drenaje. En Oaxaca, por ejemplo, el 78.9% de las escuelas públicas no cuenta con desagüe, mientras que 57% carece de agua. El objetivo del programa es favorecer a más de 5.2 millones de alumnos —hablamos de 1.7 millones de comunidades indígenas—, distribuidos en 33 mil planteles educativos. En el DF se pretende destinar 1,277 mdp entre 2016-2018 en este rubro. El listado de escuelas lo presentará la SEP el próximo 17 de enero. Tarea titánica la que les espera.

II. El dilema de la mariguana. Del 25 de enero al 17 de febrero, se llevarán a cabo audiencias públicas en el Congreso sobre el uso de la mariguana. Durante 24 días se escucharán opiniones y se recabará información que ofrecerán legisladores y especialistas en la materia. A ello habrá que sumar la discusión de la iniciativa presentada por el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, y Juan Ramón de la Fuente. Hay disposición para el debate. Incluso, el cardenal Norberto Rivera está a favor del uso medicinal de lacannabis. El dilema ahora es diferenciar el uso medicinal del lúdico. Dicen que no habrá reversa sobre el tema. Pero ¿habrá acuerdo para la legalización de la mariguana medicinal? 

Compartir

¿Para qué queremos la cultura? | Opinión

La Jornada | Hermann Bellinghausen | 4.enero.2016

La creación de una Secretaría de Cultura (SC) dice mucho de los actuales Estado y estado de cosas. Pueden argumentarse con pereza comparaciones modernizadoras (¿a poco no Francia siempre tuvo una?). Por desgracia la ecuación no va por ahí. La SC salvará una pieza más del rompecabezas que se han armado los gobernantes para beneficio de los ricachones, los políticos profesionales y, sobre todo, los grandes capitales, que han alcanzado un tamaño que hubiese mareado al viejo Marx. También es una culminación de la decadencia de la educación pública a tono con las tendencias internacionales. En esto México tenía mucho que perder. Con todo y sus defectotes, los mexicanos construimos una educación pública, gratuita, laica, anticolonialista y popular como pocas naciones del hemisferio. Hubo periodos en el siglo XX cuando se cumplían ciertos aspectos de justicia e igualdad conquistados tras la Revolución: salud, derechos laborales, reforma agraria, educación. Al vaciarse filosóficamente el sistema educativo, los administradores y sus asesores concluyeron que la cultura estorbaba para sus planes de ascenso personal. Que el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) declare no tener tiempo para la cultura dice más que mil fotos.

El destino de la educación pública para el nuevo siglo quedó sellado cuando el tecnócrata Ernesto Zedillo ocupó la cartera en el salinato. Desmontar era la consigna. No fue fácil, había estructuras firmes e intereses poderosos en la burocracia y el sindicalismo oficial. Tomó 20 años la “modernización” del cuento gubernamental (o como se estila decir hoy, “la narrativa”, feo anglicismo). Pero no sólo se desmontaron los cotos de poder de Elba Esther, sino zonas enteras de digna función pública en favor de las culturas populares, el texto gratuito, el indigenismo (que con Salinas comenzó a morir), el normalismo popular, la educación accesible y no condicionada al reclutamiento electoral.

Compartir

Los soñadores, el tema sin resolver en México | Opinión

Excélsior | José Carreño Figueras | 4.enero.2016

Apenas este año la Secretaría de Educación Pública aceptó convalidar estudios que equivalen a primaria, secundaria y preparatoria.

Nancy Landa es una “migrantóloga” mexicana con un posgrado en Londres.

Pero es más que eso, es lo mismo la muestra viviente de empeño y la determinación de los soñadores —esos niños que fueron llevados a Estados Unidos por padres indocumentados y han sido, en muchos casos, expulsados de ese país que consideraban suyo—.

Pero es también el fracaso de México en ofrecer algo a esos hijos de mexicanos que son tan admirados aquí por su lucha en Estados Unidos, pero también tan ignorados y aún desdeñados cuando regresan a México voluntaria o involuntariamente.

 

Compartir